Saltar al contenido

Góticos

botas y medias negras de chica gótica

Si existe una tribu urbana que se identifica y expresa a través del color negro, ésa es la de los góticos. Toda la simbología ligada a la oscuridad (el luto, la noche, la muerte…) la hacen suya, exaltando su belleza a contracorriente de una sociedad que la asocia a temas tabú.
Como veremos además, la estética gótica es muy peculiar y constituyen una de las tribus urbanas más fácilmente identificables por lo llamativo y trabajado de sus modas, looks y vestimentas.

¿Cuál es el origen y la historia de la tribu gótica?

Aunque muchos góticos hablan de un origen secular de su movimiento, éste se origina como tal en Reino Unido a finales de los 70’s del siglo XX. Es cierto que se inspiran en diversos elementos que son anteriores (incluso muy anteriores) a ellos, pero no es hasta esa época relativamente reciente cuando la tribu urbana surge como una realidad, con sus rasgos de identidad propios.

¿Cuáles son los elementos de base que los góticos toman?

Mary y Percy Shelley con Lord Byron y Polidori
Mary y Percy Shelley, Lord Byron y Polidori

En primer lugar, la literatura sin lugar a dudas. Ésta es muy amplia, pero concretemos: hablamos principalmente del Romanticismo de Lord Byron, Mary Shelley y John William Polidori de principios de siglo XIX. Ellos fueron los que consolidaron la llamada novela gótica en un momento en que en toda Europa (y en Reino Unido especialmente) había surgido una cierta nostalgia por la cultura y arquitectura góticas a través del movimiento Romántico. De algunas célebres reuniones de los anteriores artistas durante junio de 1816 en Suiza, el llamado “año sin verano”, provienen las novelas de terror “Frankenstein o el moderno Prometeo” (Mary Shelley) y “El vampiro” (Polidori), antecedentes fundamentales del “Drácula” (Bram Stoker) de finales del siglo XIX.
Según muchos, sin embargo, fue Horacio Walpole quien inauguró algunos años antes el género de la novela gótica con su obra “El castillo de Otranto” de 1764.
En esas novelas góticas, se comparte una estética que expresa un gusto por el terror, la oscuridad, la melancolía, lo sobrenatural (maldiciones y encantamientos incluidos), la muerte, la morbosidad y el horror en general.
Justo durante el surgimiento de las corrientes musicales góticas, allá por 1976, se publicaba por Anne Rice “Entrevista con el vampiro” en una nueva vuelta de tuerca al género que ayudó también a repopularizarlo (Neil Jordan lo llevó al cine en 1994).

En segundo lugar, la iconografía ligada al movimiento gótico surge en la literatura también, pero es popularizada a través de la televisión y el cine: los parajes ruinosos (castillos o iglesias), la oscuridad y la bruma, los cementerios, los vampiros y fantasmas, los sueños y las pesadillas, las maldiciones, los cadáveres, las morgues… Todos ellos, aparecen en los libros ya mencionados, pero después se hacen visibles en la pequeña y gran pantalla con innumerables versiones en series y películas de sus títulos más memorables: Drácula, Frankenstein, La Familia Addams, Los Monsters…

La familia Monster 60s

En tercer lugar, en todos esos libros, películas y series, surge con fuerza una figura muy relevante: el villano como antihéroe. De este modo (incluso a veces abandonando el drama para adentrarse en la comedia), un personaje icónico concentra toda la fuerza del movimiento gótico. Se trata de seres sensibles, cultos y extremadamente inteligentes, con un cierto grado de tormento personal y, más que dotados de una maldad irracional, en lucha por vencer unas situaciones o circunstancias fatales y difíciles, a menudo no escogidas, pero que terminan por colocar al personaje en rebeldía y confrontación con la sociedad.
Si analizamos esta serie de rasgos de ese antihéroe o villano, ¿qué miembro de una tribu como la gótica puede resistirse a encarnar el rol? Porque, efectivamente, el magnetismo de estos antihéroes es irresistible.

En cuarto lugar, las vestimentas y estética del personaje: son un tanto anacrónicas, pero elegantes y oscuras. Su tez pálida, su sensibilidad y su delicadeza. También a través de la ropa y de la moda de sus personajes, las obras artísticas del romanticismo y el neogótico despliegan su atracción de cara a sus seguidores.

3 góticas victorianas

¿Y la música gótica? ¿Qué papel juega para esta tribu urbana y su nacimiento?

Desde luego, la música gótica es un elemento central de la subcultura urbana gótica. Está claro igualmente que juega un papel fundamental en el nacimiento de la tribu urbana gótica como tal a finales de los 70’s del siglo XX.

Durante esos años, después de haberse consolidado el género de terror siguiendo las claves anteriormente descritas en cuanto a estética, personajes, iconografías, bases literarias y artísticas, comienzan a aparecer bandas de rock gótico que derivaban del post-punk.
El post-punk o afterpunk era una evolución hacia sonidos más limpios y depurados que los del punk original de Sex Pistols o Ramones. Había en estos momentos grandísimos artistas y grupos como la Velvet Underground, Talking Heads, David Bowie, Iggy Pop o Siouxsie and the Banshees configurando las bases de nuevas exploraciones musicales que innovaban experimentando con la electrónica y la música disco o las nuevas tecnologías de grabación y reproducción musicales. Desde el post-punk surgieron diversos estilos musicales, pero quizás los más importantes fueron el rock gótico (éste por encima de todos los demás), el new wave y el rock alternativo.

De este modo, nacidos en el post-punk hubo un buen número de bandas y grupos que sentaron las bases del rock gótico como tal. A los ya mencionados Siouxsie and the Banshees hay que sumar a Joy Division (antes de su transformación en New Order por la muerte de Ian Curtis), Bauhaus, Echo & the Bunnymen o The Cure. Con ellos el rock gótico se consolida como corriente musical propia y se dota de muchos de los elementos siniestros que antes hemos venido relacionando como bases góticas. Las mismas aparecen reiteradamente en sus videoclips, letras y composiciones.

Desde mitad de los 80’s y con The Sisters of Mercy quizás como la más representativa, nuevas bandas asientan definitivamente el género del gothic rock, lo transforman de fenómeno alternativo a corriente masiva y lo exportan fuera del Reino Unido, donde nace y se desarrolla inicialmente con el club nocturno The Batcave como cuartel general. Hablamos entre otras (además de The Sisters of Mercy) de The Mission, Mephisto Walz, Dead Can Dance, Lacrimosa o London After Midnight. Conforme pasan los años, las bandas más senior van evolucionando hacia sonidos que se acercan más al pop y las nuevas que surgen no tienen tan marcada la seña de identidad gótica, en la medida que buscan un consumo generalizado que es más sencillo desde una posición menos extremada.

Los grupos góticos en España y Latinoamérica… ¿existen?

El predominio de las bandas inglesas en el panorama de la música gótica es indiscutible. Estados Unidos ha tenido igualmente su recorrido en este género, pero la distancia es grande. No hay que olvidar a Alemania, que ha visto nacer un buen número de bandas dentro de sus fronteras y no es casual que sea en ella donde tienen lugar los festivales y encuentros góticos más importantes del mundo (Wave-Gotik Treffen en Leipzig y M’era Luna en Hildesheim).

Y aunque también el gótico se canta en español, en honor a la verdad, su importancia y relevancia es mucho menor, seamos francos.
La primera banda que puede considerarse gótica en España se llamaba Parálisis Permanente (y acaso sea la más relevante). En Latinoamérica no faltará quien se nos eche encima si decimos que una de sus mejores bandas de todos los tiempos, la argentina Soda Stereo, comenzó siendo post-punk y gótica en algunos temas, si bien con el tiempo evolucionaron hacia corrientes más comerciales y masivas tipo pop-rock.

En México, existe una gran importancia del Metal Gótico (hay todo un debate sobre si forma parte o no de la “subcultura gótica”: véase el apartado de tipos de góticos). Ello conduce a que sus grupos más relevantes sean de esa corriente Goth Metal o Symphonic Gothic Metal. Entre ellos, destacamos a Anabantha.

Pero, ¿destacaremos algo más? Puesssss, la verdad que no. En todo caso, si algun@ de vosotr@s echa algo en falta y nos lee desde Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Bolivia, Paraguay, Honduras, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Belice, Cuba, Guyana, Haití, Surinam o República Dominicana (espero no haberme dejado nada), estaremos encantados de ampliar este apartado: sólo dejad un comentario y así lo haremos.

¿Cuáles son la moda, estética y vestimenta propias de los góticos?

Estamos ante una de las tribus con mayor personalidad a la hora de vestirse y elegir sus complementos, maquillajes y estilismos. Y no hablamos de hombres o mujeres: ambos sexos se toman muy en serio su imagen.

tres chicas góticas de los años 80s

El color negro en la moda gótica

Los góticos aman el color negro, aunque dependiendo de la corriente dentro de los góticos existen algunas combinaciones con otros colores (rosas, azules, rojos, plateados, eléctricos…).
Para ellos, tiene un valor representativo de su postura crítica, opuesta a lo establecido y es altamente simbólico de los mundos e iconografías que prefieren. Hay un montón de valores y estados de ánimo ligados al negro: miedo, tristeza, misterio, dolor, angustia, nostalgia, soledad, pena… y desde luego elegancia y seriedad.

mujer con maquillaje gótico
La sensualidad y originalidad en el vestir

En el caso de las mujeres, hay quizás una mayor tendencia al uso sensual de la indumentaria y más conforme se ha enriquecido la variedad de subgrupos góticos (en especial el Cabaret, el Vampírico…
El maquillaje en general también es un clásico: tez pálida, ojos muy perfilados, sombras de diversos colores según el subgrupo, prolongaciones de las facciones a modo de muecas, cicatrices, simulaciones de huesos o calaveras, chips…
Sus vestimentas desde luego destacan y son muy llamativas, abunda como en ninguna otra tribu urbana el terciopelo sobre todo en los grupos de apariencia vampírica, las botas altas…gótica vampiresa
Y los peinados en ocasiones representan verdaderas obras de arte: ya sea en sus versiones más rococó de la época victoriana, ya sea por las extensiones o rastas (incluso de colores),  o en los peinados alborotados o semi-punk más propios de los orígenes del movimiento.
Sea como fuere, los góticos cuidan y mucho su apariencia y aunque en ocasiones la emplean para diferenciarse (e incluso asustar y alejarse ) de los diferentes, también adoran usarla para atraer a los semejantes, a los suyos, para dejarles ver que es un@ de los suyos.

Los accesorios de la tribu gótica

Los góticos emplean multitud de accesorios. No es común verlos con algo dorado, pero sí estilan los de color plata: collares, gargantillas, pulseras, anillos, uñas y garras, crucifijos y pendientes de todos los tamaños, piercings en las más diversas partes del cuerpo…
También algunos de ellos adoptan con espíritu crítico (pero haciendo un uso muy estético de ellos): la ropa militar en general pero sobre todo de épocas retro, las prendas o complementos fluorescentes, las gorras de plato, los corsés y ligas, las medias de red (a veces rotas y superpuestas entre sí), la ropa de vinilo y el látex para las corrientes más fetichistas, las máscaras de gas y las gafas de aviador, lentillas de diversos colores… Se proponen transmitir a veces un regreso al pasado, otras un viaje al futuro o una recreación de entornos industriales, tecnológicos, apocalípticos, de retrofuturo (el futuro visto desde épocas pasadas: aplicando la fuerza del vapor por ejemplo a enseres hipermodernos).

Los tipos de góticos

Los hay para todos los gustos. Cada una de las tipologías daría para páginas enteras pero muy resumidamente podemos citar los siguientes:

  • Góticos tradicionales (Trad Goth y Batcavers). Como su nombre indica, se consideran los primeros góticos, fieles y genuinos herederos de la auténtica tradición de The Batcave.
  • Góticos románticos. Aunque todos los góticos, por el hecho de serlo, tienen una buena parte de sus raíces hundidas en la corriente literaria del Romanticismo (Lord Byron, Mary Shelley e incluso Edgar Allan Poe), en el caso de esta modalidad gótica llevan al máximo sus  aficiones artísticas y los valores de dicho movimiento.
  • Góticos victorianos (Victorian Goth). Algunos dicen que son una submodalidad de los románticos. Lo cierto es que visten con trajes clásicos y les atrae lo relacionado con la época victoriana propia de sus indumentarias, no sólo en su aspecto: también la imagen de dignidad y decoro o participar en actividades retro (fiestas de té y poesía, teatro, mascaradas, ópera…).
  • Góticos corporativos (Corp Goth). O cómo llevar el modo de vida y estética gótica a la oficina. Sí, sí: hay góticos y góticas que hacen asientos contables, atienden clientes o planifican campañas publicitarias como cualquiera de nosotros… y en la oficina, aunque con cierta mesura, se les nota en el cráneo-vaso de los bolis, el peluche de Frankenstein, o el murciélago de goma que te mira al abrir su armario. Su uso de los corsés y de los trajes a rayas o de terciopelo se han extendido a todos los góticos.
  • Góticos alegres (Perky Goth). Puede que no lo creas, pero hay góticos verdaderamente alegres. Escuchan música gótica y usan el negro (a menudo combinado con rosa o colores brillantes), pero optan por una visión más optimista y alegre, dejando de lado los looks mortecinos, lúgubres y siniestros.
  • Mopey Goth. Se trata de la quintaesencia tenebrosa y oscura de los góticos. Podría decirse que están en el extremo opuesto a los Perky Goths. Suelen ser muy individualistas y aislados. Su pesimismo y melancolía son antológicos y máximos.
  • Vampire Goth. Se trata de góticos fascinados por la estética vampírica como su nombre indica y si algo podemos destacar de ellos es un excelente sentido del humor que ofrece una versión más perky sin abandonar el negro riguroso.
  • Cibergóticos (Cybergoth). Es una corriente espiritualmente muy gótica y que en los últimos años se viene desarrollando con multitud de variantes y subgéneros fruto de la combinación con la música electrónica. Si debemos resaltar algo común entre ellos: emplean el negro combinado con otros colores (negro-rojo, negro-azul, negro-plata…), usan multitud de objetos de modo muy característico (máscaras de gas, lentes de contacto de colores, rastas, simulaciones de elementos cyborg…) y se maquillan con sombras de ojos y dibujos de chips o elementos futuristas.
  • Gothabilly. Es lo que estás pensando (lo dice el nombre), es una mezcla entre gótico y rockabilly. The Cramps, que inventaron el término, son quizás la banda que más icónicamente representó esta corriente musical, mezclando rockabilly y punk rock con sonido gótico.
  • DeathRockers. Están a medio camino entre los punks y los góticos, pero sus gustos musicales y aspecto encajan plenamente en la subcultura gótica. Les apasionan los zombies, los murciélagos y las pelis de terror (si son antiguas, mejor). Sus crestas y peinados enoooooormes les hacen fácilmente reconocibles, muy próximos al punk con sus medias de mallas rotas y los logos de sus bandas favoritas cosidos por todos los lados. Sin duda, no pretenden la elegancia rococó, en el extremo opuesto a los victorianos.
  • Baby Bats. Se les llama de muchas formas más y casi siempre con una connotación despectiva (Mallgoths, Mansonites, Spooky Kids o Kindergoths). Son por así decirlo, los góticos novatos. Por su condición inexperta extreman sus actitudes o caen en incoherencias que a menudo exasperan a los góticos más experimentados. Olvidan sin embargo que algún día, cuando comenzaron, ellos también fueron Baby Bats.
  • Góticos medievales (Medieval Goth). Se toman el gótico por su origen etimológico más auténtico, pues es en el ámbito de la mampostería medieval, los castillos y las catedrales donde nació el término. Es decir, dan un paso más allá del Romanticismo y regresan a la Edad Media que tanto atraía al movimiento romántico. Recrean esos ambientes medievales y gustan también de la música medieval, los cantos gregorianos, la música celta, las espadas y los temáticas conectadas al Rey Arturo.
  • Cabaret Goth. Si has visto entre las ropas de algunos góticos corsés, encajes, ligueros y trajes oscuros con detalles tipo maestro de ceremonias, será que el mundo del burlesque y el cabaret también tiene su espacio entre ellos. Podemos citar como ejemplos de bandas musicales enmarcadas en esta corriente a Dresden Dolls, a Voltaire o . El mismísimo Marilyn Manson sucumbió a sus encantos en su época con Dita Von Teese. Podemos decir que son los góticos que llevan la elegancia sexy por bandera.
  • Goth Metal. No hay constancia de que esta corriente derive del gótico. Más bien, puede entreverse que sus orígenes son totalmente diferentes, ya que derivan del Metal. En cualquier caso, sus seguidores asumen de manera natural unas indumentarias negras y un gusto por lo oscuro, lo siniestro y espeluznante. Además, es relativamente común que de sus clubes pongan tanto música metal como gótica.
  • Góticos Industriales (Rivet Heads). También está en duda que sean góticos, ya que algunos de ellos reniegan de la etiqueta por considerarse una corriente separada, si bien frecuentan los mismos ambientes y comparten aficiones musicales y estéticas. Son en resumen góticos industriales con tendencias electrónicas pero menos coloridos que los Cyber.
  • Otros. Hay muchos más tipos, porque la escena de los góticos parece que no se acaba nunca: los Steampunk Goths (proyección futurista hecha desde un pasado victoriano), los Hippy Goths (góticos amantes e la naturaleza y con cierta fascinación por el paganismo y Wicca con gustos musicales ligados al Folk Oscuro, Rock Pagan y Etéreo) o los Fetish Goths (o cómo asociar el BDSM, la exclavitud sexual y la sumisión al gótico combinando todo con mallas, cadenas, cuero, piercings, esposas, máscaras, tatuajes y todo tipo de modificaciones corporales).

Algunos góticos famosos y con looks muy personales

Los hay para todos los gustos, lo cierto es que algunos de ellos han tenido la capacidad de crear auténticos iconos representativos de la estética gótica. Allá van sólo algunos:

  • David Bowie. Este mago de la imagen también tiene looks góticos memorables que ofrecernos. En la película “El ansia” recreando una personalidad vampiresca. En “Laberinto” (Hispanoamérica) o “Dentro del Laberinto” (España), haciendo el papel del Rey Jareth al que sinceramente nosotros al menos le vemos un marcado y personal acento gótico.
  • Robert Smith. El líder de The Cure es uno de los mayores iconos góticos: labios rojos emborronados, tez pálida, ojos negros difuminados y un pelo cardado y alborotado inconfundibles.
  • Bettie Page. Es la Reina del Bondage/BDSM allá por los 50’s. El pelo negro y lacio con flequillo, sus ojos delineados con delicada precisión, los labios de color negro o rojo y su estilo burlesque, cabaret y lingerie. Toda una inspiración para muchas góticas.
  • Siouxsie Sioux. Su pelo corto, sus ojos pintados con sombras y delineados personalísimos y aquellos labios rojos intensos. Inconfundible.
  • Eric Draven (El Cuervo). Se ha vuelto mítica la inolvidable caracterización del desafortunado Brandon Lee: ojos pintados con líneas negras verticales y horizontales, cabello negro y lacio, cara palidísima y una mueca provocada por los labios pintados de negro con una línea que sigue hacia los lados, más allá de los labios.
  • Vampiros Lestat o Louis (de los libros de Anne Rice y Bram Stoker). Responden al canon estético victoriano, capas, aparatosos sombreros, ropajes de terciopelo, botas puntiagudas y elegantes guantes.

¿Existen diferencias entre los góticos y los darks?

Éste es un debate que muchos mantienen abierto. Desde el punto de vista de los góticos, los darks son una corriente diferente, que surge en los 70’s y 80’s del siglo XX y tiene un punto de frivolidad. Defienden que se centran principalmente en el aspecto exterior y carecen de intereses artísticos, culturales o espirituales como ellos. Además, también afirman que su posición religiosa es más de morbo y experimentación (ouija, satanismo, ritos macabros…) que de respeto y verdadera trascendentalidad.

Las aficiones musicales de los góticos son según ellos más amplias e incluyen, además de estilos modernos muy diversos (en que mayormente coinciden con los darks) la música medieval y gregoriana, la clásica e incluso la ópera metal (por las que los darks no sienten atracción alguna).
Además, defienden que el nacimiento de su cultura gótica (que se niegan a calificar de “contracultura”) data de siglos atrás. En literatura, Lord Byron y Mary Shelley serían a los góticos lo que Lovecraft y Bram Stoker a los darks. Los góticos se sienten más espirituales y más sofisticados; consideran a los darks más superficiales y aparentes.

Podemos decir, en definitiva, que algunos góticos ven a los darks como unos advenedizos recién llegados que, adoptando un aspecto semejante, se han colgado un cartel externamente semejante al suyo, pero internamente vacío. La polémica entre ellos está, pues, servida.
Lo cierto sin embargo es que góticos y darks se emplean como términos sinónimos para referirse a la misma tribu urbana (que se refiere también con algunas otras denominaciones: siniestros, batcaver u oscuros).