Saltar al contenido

Hippies

concierto hippy en woodstock

¿Quién no ha oído hablar de los hippies o del multitudinario concierto que celebraron en Woodstock en 1969? Te presentamos una de las tribus urbanas más míticas de todos los tiempos. Si has llegado hasta aquí sólo buscando un disfraz de hippies, verás que en esta web tenemos muchas más cosas que contarte sobre ellos (y síiiiiiiii: también te explicaremos cómo es su ropa).

Historia del movimiento hippy, ideología y música

La denominación “hippie” se emplea por primera vez en 1965 en un periódico de San Francisco para referirse a los seguidores de esta tribu urbana. Es a lo largo de esa década de 1960 cuando surge este movimiento.

furgoneta volkswagen tipo hippy

Sin embargo, los hippies no aparecen de la nada. Más bien, son una derivación de movimientos anteriores. De hecho, la propia palabra “hippie” tiene un origen compartido con “hipster” y en ambos casos se liga a una cultura bohemia y desprendida de lo material.
¿Cómo surge entonces este movimiento? En un primer momento, los hipsters son personas que entienden de jazz y de todo lo que tiene que ver con lo afroamericano, la cultura negra; son personas cultas y con inquietudes intelectuales al margen del mainstream cultural. Desde esos primeros hipsters (que no son exactamente los que hoy conocemos como tales) se evoluciona hacia la llamada Generación Beat, que es el origen tanto del movimiento rocker como del movimiento hippy.

foto hippies posandoLa Generación Beat es una subcultura bohemia igualmente, pero sus miembros eran  más pesimistas o existencialistas que los hippies que llegarían después (de hecho, “beat” viene de “beaten down” o “derrotado”). Los beats son retratados en su origen por Jack Kerouac y su libro “On the road”. Surgen a finales de los años 40 tras la II Guerra Mundial en medio de una gran depresión económica y con la amenaza y el horror de la bomba atómica muy presentes. Por ello, reaccionan desarrollando un sentido hedonista y de disfrute, oponiéndose a “la autoridad” y las posturas políticas (de las que desconfían, sea cual sea su tendencia) y con cierta tendencia a agruparse y vivir en comunidades apartadas. De este modo, presentan su rechazo de los viejos esquemas y la voluntad de crear una sociedad alternativa. Comparten esos rasgos con los hippies que llegarán después.

El movimiento hippie surge más tarde, en los 60’s durante la guerra de Vietnam y nace como un movimiento pacifista. Son hedonistas y al igual que los beats, ponen en el centro al individuo libre que consideran presionado por una sociedad que le pone límites, coarta su libertad de expresión, su libertad sexual, el consumo de drogas, las claves de conducta y normas de vestimenta… Por tanto, también proponen un nuevo modo de vida. Los hippies son más “pasivos” que los beats: su famoso lema “haz el amor y no la guerra” es todo un resumen de su foco en el individuo y las posturas pacíficas para lograr una sociedad mejor, sin acudir a la violencia o la acción agresiva para defender las propias ideas (ya en los 70’s, los punks representarán una versión claramente activa y violenta de ese deseo de una nueva sociedad).
niños llorando en guerra vietnamEntre los beats en cambio sí llegan a identificarse algunas conductas “más activas”, aunque no pueda hablarse de un grupo violento en general (existen noticias en la época que tratan de desprestigiarles atribuyéndoles algún que otro suceso luctuoso o colgándoles el cartel de vagos asociales. Además en el aspecto puramente estético, mientras los beats visten en colores oscuros y discretos, los hippies son muy llamativos y sus ropas son toda una explosión del color y alegría.
Además, los hippies comparten una clara conciencia de respeto al medio ambiente (podría decirse que ellos son la primera tribu que adopta el ecologismo de modo central en su ideario). Coherentemente con ello, se posicionan en contra del consumismo y adoptan una postura muy crítica con el capitalismo que paquetiza y vende productos consumibles a partir de las diferentes modas y necesidades que él mismo genera.

Como ya hemos visto, los hippies aparecen a mitad de los 60 y muy rápidamente alcanzan su apogeo. 1969 es su año de máximo esplendor y el mes de agosto, con el concierto de Woodstock en él, marca el cenit del movimiento. Se calcula que el número de asistentes durante los 3 días del festival superó las 450.000 personas y en él también se dieron cita algunos de los más grandes artistas del momento y algunas de las mayores promesas: The Who, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Joe Cocker, Joan Baez, Jefferson Airplane, Creedence Clearwater Revival… Es tal la expectación global suscitada por ese concierto y la acogida que en todas partes del mundo recibe el movimiento que el propio movimiento ecologista (el real, el que no sólo se viste al modo hippie, sino que también integra los valores del mismo) comienza a verse a sí mismo como un producto más del capitalismo y el consumismo que tanto rechazan. Comprenden que el sistema se prepara para “comercializarles” y que están a punto de ser utilizados y engullidos por ese mismo sistema que ellos pretendían renovar.
En ese momento, además, la opinión pública más conservadora comienza a generar argumentos y publicaciones diversas que desprestigian el movimiento hippy. Y tienen lugar dos hechos terribles que marcarán el inicio del fin de los hippies debido a la hábil asociación a los hippies por dicha opinión pública: el asesinato de un chico negro en diciembre de 1969 por un Angel del Infierno en el Altamont Speedway Free Festival y los terribles asesinatos de Charles Manson en 1970.

charles manson detenido

La cultura hippie ya estaba en proceso de globalización y expansión a otros países, pero lo cierto es que esos dos sucesos frenan el movimiento en seco en su cuna: Estados Unidos. Por eso, aunque en los primeros años de la década de los 70 sigue habiendo una adopción de su estética, cada vez son menos los que acogen el movimiento en toda su dimensión e integran también en su vida los valores que propugnaban. En efecto: el sistema lo había devorado.

¿Cómo es la estética hippy? Ropa, moda, aspecto, peinados…

La estética hippy es una de las más fuertemente instaladas en el imaginario común, a pesar de que hace ya muchos años que puede considerarse una tribu prácticamente extinguida y que sólo registra pequeñas comunidades neohippies en algunas localizaciones muy concretas.
Sin embargo, sus atuendos resurgen de una manera u otra año tras año y son las mismas multinacionales a cuyos hábitos de consumo se oponían sus integrantes originales las que finalmente han terminado por llevar a su terreno, aprovechar y explotar la parte más externa del movimiento.

Tanto hombres como mujeres visten de colores muy llamativos y luminosos o con motivos florales o de la naturaleza para expresar la alegría, el optimismo y el sentido de conexión con la Madre Tierra; también con los colores transmitían la psicodelia que tanto les atraía y son muy típicas las camisetas y prendas desteñidas o con círculos difuminados e hipnóticos.

El pelo lo llevan muy largo, en melena, a modo de protesta iconoclasta (pues en la época esto se veía como señal de desaliño y descuido personal). Incluso algunos (fuesen blancos o negros) se lo arreglaban al estilo afro, en clara referencia a los afroamericanos. También lo acompañaban a menudo con complementos como pañuelos, cintas de cuero, telas, sombreros, plumas…

En todos los hippies hay un gusto por lo tribal o aborigen. Por eso, recuperan muchos detalles propios de los indígenas americanos e incluso africanos (muchas de sus prendas son un calco de las empleadas por los indios americanos). Y para expresar su oposición al consumismo muchos elaboraban y confeccionaban artesanalmente sus propias ropas.

Les gustan las túnicas, las camisas y faldas largas, los pantalones “de campana” o “pata de elefante”. Y es muy común verles llevar camisetas o prendas con mensajes estampados o pintados de manera directa con mensajes reivindicativos o de protesta. En esta misma línea, muchas mujeres y algunos hombres optaban por el topless o incluso el desnudo en los conciertos. Se anticipan ya comportamientos que el feminismo hará plenamente suyos como que las mujeres no lleven sujetadores ni se depilen piernas ni axilas. Tengamos en cuenta que el movimiento hippy es uno de los primeros en adoptar una posición fuertemente reivindicativa respecto a la igualdad de género, la necesidad de integración de los colectivos homosexuales, transexuales y demás; ello también tiene su reflejo en una aceptación máxima de modos de vestir propios de estos colectivos.