Saltar al contenido

Rockers y rockabillies

trasera coche rockabilly

Existen matices diferenciales entre los rockers (o rockeros) y los rockabillies, pero conjuntamente constituyen una de las tribus con más solera de cuantas existen. Es una tribu inseparable de la música rock and roll y rockabilly y poseen algunas de las imágenes más icónicas de todas las tribus urbanas. Además, el rock and roll influye de alguna manera en casi todas las corrientes musicales modernas.

Rockeros y rockabillies: origen e historia de la tribu urbana

El movimiento rocker nace a principios de la década de 1950 en Estados Unidos.
Existe una conexión fundamental con el estilo musical del rock and roll, pero también es inseparable de la aparición de una serie de ídolos gigantes que encajan y fortalecen el movimiento rocker en la cultura occidental. Éstos se convirtieron en iconos culturales que generaron verdaderos fenómenos de masas tras ellos a partir de una popularidad forjada masivamente desde el cine y la música.
Estos iconos de gran popularidad están personificados en James Dean (Rebel without a cause, 1955), Marlon Brando (The wild one, 1953) y Elvis Presley (Jailhouse rock, 1957) y responden a personajes de mentalidad rebelde o innovadora, que por su actitud y comportamiento plantean conflictos de valores dentro de la sociedad conservadora de la época. Las películas que presentamos como referencias son auténticas declaraciones de principios del movimiento y en su momento representaron un excelente vehículo de expansión de la ideología tras de la tribu rocker a nivel planetario. Ello tuvo un valor tremendo en un momento en que aún no existía Internet y los medios de comunicación globales no estaban ni muchísimo menos desarrollados de modo pleno.

Hay un último elemento que con el tiempo ha ido perdiendo algo de peso en esta tribu, pero que fue clave en su aparición: el uso de motocicletas y, conforme se acercaba el final de los 50’s y se adentraban en los 60’s, los automóviles. De hecho, antes que en Estados Unidos, en Inglaterra ya aparecen en los 50’s los llamados “ton-up boys”, auténticos predecesores en Europa de los rockers motociclistas y que comienzan a ligar la imagen rocker con la velocidad y las motos. Ambos, motocicletas y automóviles rockers, adquieren una estética muy propia y sirven también para identificarlos y forjar el paradigma visual de esta tribu ligado al motor. Si a ello le unimos que son los años en que las industrias automovilísticas se desarrollan más, podemos comprender que tras de esa identificación también había un punto de dichas industrias de “hacerse deseables” a la jóvenes generaciones a través de la presentación de personas de referencia que respresentaban figuras aspiracionales.
De hecho, estos iconos aparecen también en las películas más típicamente ligadas al inicio y consolidación de este movimiento (Rebelde sin causa, Salvaje, Grease o Easy rider). Eran numerosos los rockers que competían en carreras de motos y coches, incluso de manera ilegal, al margen de circuitos o competiciones oficiales y regladas (James Dean, por ejemplo participaba en carreras de coches y, acudiendo a una de ellas tras finalizar el rodaje de Gigante, falleció en un accidente de carretera).

cadillac-rocker
Fuente: Jörg Buntrock

Estética y vestimenta rocker y rockabilly

La estética rocker es una de las más características entre las tribus urbanas. ¿Quién no ha visto alguna película sobre ellos o se ha cruzado con algún o alguna rocker?

En la vestimenta y aspecto de los hombres, son indispensables el mítico tupé con patillas largas, la gomina (es mítica la marca Brylcreem), las cazadoras de cuero negro o vaqueras, a veces también las chaquetas universitarias o de high school, los pantalones tejanos a menudo con el dobladillo ancho y usualmente cortos, las hebillas de metal, las camisetas de algodón de manga corta (blancas o negras) y las camisas de cuadros o lisas de colores clásicos, habitualmente remangadas y abiertas. También usan insignias, parches o escudos en la espalda. Y su calzado más típico son sin duda las botas camperas de largas punteras e incluso con espuelas, hebillas y tachuelas en los casos más extremados; también emplean deportivas blancas y zapatos teddy boy en blanco y negro combinados.
Mostramos algunas imágenes de hombres rocker típicos:

En las mujeres, abundan los cabellos teñidos, los recogidos de pelo con pañuelos y numerosas horquillas. Al igual que los hombres emplean camisas remangadas y camisetas ajustadas de colores básicos (blanco y negro habitualmente), a veces incluso con tirantes si quieren mostrar un look más masculino. Hay diversas tendencias y algunas mujeres de esta tribu optan por los vaqueros ajustados, algo cortos y con dobladillos, otras prefieren las faldas de tubo bien sea de tela o de cuero, muy ajustadas; finalmente, otras, de corte más clásico, optan por vestidos con cancanes. Los calzados suelen ser de zapatos de tacón bastante extremados. Especialmente en el ámbito rockabilly, abundan los tatoos, muy coloridos y por todo el cuerpo llegando hasta el cuello.
A continuación, algunas imágenes de mujeres rocker características:

Música de la tribu rocker y rockabilly

A menudo se asimilan en la misma tribu los movimientos rocker y rockabilly. Y es cierto que son muy semejantes, pero las diferencias (fundamentalmente musicales) existen.

Puede decirse que el rock and roll tiene una gama de ritmos más amplia que el rockabilly y surge de la mezcla de varios subgéneros estadounidenses como son el rhythm and blues y diversos ritmos afroamericanos. En ambos casos, las guitarras eléctricas están presentes, pero si uno de los dos las hace suyas “por definición”, ése es el rock and roll. Por su parte, la música rockabilly es en verdad un subgénero del rock and roll que surge como fusión del rock and roll de los comienzos y del hillbilly (que es el sonido country del Sur de los Estados Unidos).
El rockabilly tiene un sonido más directo, sincopado y lineal que podemos decir que “mezcla” sonidos blancos y negros y a menudo prescinde de las baterías, sustituyéndolas por contrabajos golpeados, o emplea baterías tocadas con escobillas para suavizar su sonido. El rock and roll tiene un ritmo más marcado, es más afro y por ello la percusión de la batería siempre suele estar mucho más presente. Lo cierto es que ambos son géneros bailables. ¡Muy bailables!

Seguramente, si se escuchan dos ejemplos puede entenderse mejor. Los matices son ligeros y no cabe esperar que se parezcan como Mecano a Iron Maiden, pero existen. En primer lugar, el ritmo más suave y más próximo al country sureño en la canción “Blue suede shoes” de Carl Perkins. Seguidamente, una de las canciones de rock and roll más míticas de todos los tiempos, “Johnny B. Goode” de Chuck Berry en una versión muy, muy divertida de Michael J.Fox en Regreso al Futuro (por cierto, hacia el final del corte a Michael se le va la pinza y deja de ser R&R clásico”, eh). ¿Percibís las diferencias entre rock and roll y rockabilly?

 

Si algo destaca en esta tribu es su capacidad para mantener su fidelidad a músicos de hace años y años. A diferencia de otras corrientes mucho más contemporáneas y efímeras en sus gustos, los rockers y rockabillies veneran profundamente a sus clásicos. Entre sus principales referentes podemos encontrar los siguientes: Elvis Presley, Chuck Berry, Little Richard, Eddie Cochran, Gene Vincent, Ritchie Valens, Jerry Lee Lewis, Bill Haley, Buddy Holly, Stray Cats,  Carl Perkins, AC/DC, Rolling Stones, ZZ Top…

Rockeros y rockabillies: ideología y características de la tribu

El movimiento rocker es quizás el más destacado heredero de la tradición folk de Estados Unidos, posiblemente la nación con mayor mestizaje cultural del planeta desde sus orígenes.

De este modo, también el rock and roll se ha asociado a la canción de protesta y el activismo político. Sus cantantes han sido y son verdaderos abanderados en cada momento de la historia de las grandes demandas sociales y su propia música se hace eco de las grandes temáticas sociales vigentes en cada época.
Por ese motivo, detrás del rock and roll (y de los integrantes de la tribu rocker) pueden identificarse las mechas que prendieron numerosos cambios en nuestras sociedades: una mentalidad más abierta y permisiva con el uso de las drogas, algo semejante en relación al sexo, la abolición del racismo en la cultura occidental, la afirmación de las nuevas generaciones frente a las anteriores incluso tomando forma de rebeldía juvenil, la oposición al consumismo y un levantamiento frente a las actitudes conformistas inculcadas por los mayores y ciertas religiones.

Es cierto que la tribu de los rockers y los rockabillies no es la única que inicia estos cambios, pero sí que es de las primeras en sumarse en bloque a esa mentalidad crítica y renovadora que en sus orígenes comparten con los hippies y, si nos remontamos un poco más, se encuentran en el núcleo de la llamada “Generación beat”. En resumen, se trata de una subcultura progresista y de izquierdas, muy ligada al pueblo, contracultural, antiautoritaria, anticonsumista, antimaterialista y favorable a un ejercicio de la libertad individual con sencillez y disfrutando de la vida.