Saltar al contenido

Skaters

skater saltando con gorra y nikes

Algunos los llaman skatos, otros skaters, lo cierto es que esta subcultura urbana tiene un grado de aceptación enorme actualmente. Un estudio en 2009 estimaba que había más de 11 millones de skaters y movían un negocio global de casi 5.000 millones de dólares. Otros reportes en 2002 arrojaban una cifra algo mayor: más de 13 millones de skaters.
Una de las posibles razones de su gran popularidad: su conexión a actividades de ocio y deportivas como el grafitti y el skateboard o patinete, las bicicletas acrobáticas, así como a diversos estilos musicales. A todas ellas subyacen una serie de elementos culturales e identificativos que sirven para cohesionar a un grupo de jóvenes muy activo.

Características y origen de la tribu urbana skater o skato

Lo primero que debe decirse de esta tribu urbana es que el elemento de conexión entre sus integrantes no deriva tanto de lo musical o lo estético (pues al respecto existen muy diversas corrientes dentro de ellos). Su integración se produce a partir del elemento que les da nombre (el skate, skateboard, monopatín o patinete) y todo el conjunto de actividades que realizan con él.

salto skate contraluz en parque de skating
Fuente: Robson Hatsukami Morgan

Desde luego, los principales rasgos identitarios para esta subcultura urbana derivan de la práctica de este deporte (el Comité Olímpico Internacional lo reconoció como tal y lo incluyó en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020). Existen dos corrientes principales de skaters: los “callejeros” (es decir, lo practican en entornos urbanos) y los “ramperos” (es decir, lo practican en parques específicamente diseñados y construidos para ello con abundantes rampas para poder realizar sus saltos).

Origen del fenómeno skate

Si debemos apuntar cuál es el origen de la tribu tenemos que acudir (¡y pasa con tantas!) a los Estados Unidos. En el Estado de California, al final de la década de los 40’s, los surferos buscaban un modo de “transportar” a tierra firme la práctica de su deporte acuático, ya que no siempre había olas. De ese modo, surgió como una derivación del surf y en un principio se le llamó “surf de aceras” (sidewalk surfing en inglés).

chica skater con skate longboard en la playa
Fuente: Marion Michele

Además, se practicaba descalzo por el mismo deseo de conexión con la tabla propio del surf. Así pues, podemos entender que existe un vínculo entre los surfers y los skaters, ya que el skate deriva del surf como hemos visto.

Es a partir de los 70’s cuando comienzan a explorarse nuevos materiales (poliuretano, fibra de vidrio, aluminio entre otros), así como a aplicarse medidas de seguridad y protecciones para su práctica. También se crean parques específicos para skate y surgen numerosas revistas especializadas. Todo ello conduce a una expansión de este deporte y al crecimiento de la masa de personas que lo practican. Tenemos con estos elementos el caldo de cultivo perfecto para la formación de una tribu urbana.
Sumemos a ello que a menudo su uso y afectación de los espacios urbanos, cuando todavía apenas disponen de parques de skate, generaba conflictos que llegaron a suponer su ilegalización. Ese contexto de cierto rechazo social al “fenómeno skate” provocó un sentimiento de grupo transgresor de las convenciones sociales y urbanísticas. Y sumemos finalmente que una de las mayores influencias con las que ese grupo convivió fue la del movimiento punk californiano, con el que comparte muchos elementos.

¿Cuáles son las vestimentas, aficiones y músicas de los skaters?

skaters descendiendo por una carretera a velocidad
Fuente: Alternate Skate

Los skatos visten de un modo que les permite hacer sus maniobras con comodidad: ¿os imagináis a una chica skater con falda de tubo o a un chico con pantalones de cuero ajustados?

Las prendas inferiores de los skatos

Pista de skating en Poblenou Barcelona
Fuente: Lucie Delavay

Éstas son muy características: pantalones muy anchos y a menudo caídos (también llamados “cagados”).
También usan bermudas o pantalones cortos a la altura de las rodillas y, aunque parezca contradictorio, son muy populares ente ellos los pantalones ajustados o entubados… ¡pero elásticos y flexibles! precisamente para poder hacer sus saltos y piruetas. En estos casos, es bastante común el uso de calcetines muy vistosos que suelen llevar subidos hasta media pantorrilla.
Y por último, un clásico: los jeans o vaqueros de distintos largos son muy comunes entre ellos.

Prendas superiores de la tribu skate

look chico skater pelo largo tatoos y camiseta
Fuente: Tanja Heffner

Estas prendas suelen ser camisetas, más o menos ajustadas, pero a menudo con referencias a grupos musicales, grafittis, personajes, calaveras… y, cómo no, algunas camisas de cuadros o estética retro.
También gustan de las sudaderas y las capuchas de todo tipo de colores. Suelen ser tanto unas como otras llamativas y alegres, reflejo de la intensidad propia del mundo skate.
Aparentemente, no cuidan demasiado el aspecto estético y por tanto, prima que las prendas permitan practicar buenos saltos con comodidad. Y, de hecho, en este punto se hace patente la conexión existente entre las subculturas skater y punk, con el punto de desaliño y descuido tan típicamente punk.

Calzado de los skaters

Vans y Randy 720 vintageSu calzado es una derivación como ya hemos visto del pie desnudo (así hacían skate sus primeros seguidores). Las Randy 720 y las Vans fueron las primeras zapatillas específicamente diseñadas para los skaters que permitían un mayor agarre y tracción con la tabla. Por ello, Vans es quizás la marca de calzado más emblemática para esta tribu urbana.
No obstante, conforme la subcultura skater se fue extendiendo y el plano estético atrajo a más personas, muchas más marcas lo adoptaron también. Así Adidas, Converse, Nike, Etnies o DC Shoes por poner algunos ejemplos también ofrecen hoy en día gran variedad de zapatos y calzado para skaters. Ni que decir tiene que los mismos son usados tanto por miembros de la tribu como por gente común que simplemente simpatiza con su diseño.

Complementos que usan los skatos

salto enorme skate con calcetines de colores
Fuente: Chris Brignola

¿Quién no ha visto un skater con gorra de visera o baseball? Ésa es una de sus prendas fetiche. Las llevan de todo tipo de colores y telas.
De igual modo, emplean habitualmente casco por razones de seguridad (y en competiciones siempre).
Otros detalles que son típicos en ellos: pañuelos atados a su ropa, a su cabeza o en las muñecas, así como pulseras y cintas e incluso cadenas colgadas del cinturón o hebillas. Y también son muy aficionados a los tatuajes y los piercings.

¿Qué música escuchan los skaters?

Como ya hemos comentado, dentro del movimiento skater laten corrientes underground tanto en música como en arte, fruto de su discurrir paralelo al punk en su región de origen dentro de los EEUU: California.
Observando a ambas subculturas, se percibe fácilmente que el punk y el skate comparten elementos de rebelión y enfrentamiento a la sociedad conservadora. Es común la imagen skater de ocupación de espacios: muchos skaters accedían a piscinas de viviendas abandonadas para practicar en ellas, del mismo modo que los punks hicieron suyo el movimiento okupa en un sentido más genérico. Y también los skaters eran acusados de degradar y dañar los espacios urbanos con la práctica de su deporte (rechazado y no reconocido como olímpico hasta 2020), al igual que los punks tomaban posturas violentas y subversivas en los paisajes de las ciudades. De hecho, ambos grupos compartían esos espacios urbanos y convivían a menudo en áreas próximas entremezclando sus actividades e influyéndose mutuamente.

Resulta lógico por ello que los skaters escuchasen y creasen música punk y hardcore punk (de la “escuela” californiana) incitados a menudo por las propias revistas, películas, comerciales y vídeos de skate, que empleaban y fomentaban estos estilos musicales entre ellos. Valga como ejemplo el lema “Skate and destroy” que hizo popular la revista Thrasher y que es toda una síntesis ideológica skater que deja ver su cercanía a la mentalidad transgresora del punk. Por eso, se puede decir que existe un estilo musical propio que algunos denominan skate punk y otros skatecore.

Si tenemos que citar las mejores bandas de esta corriente skate punk, podríamos comenzar por los míticos Bad Religion, Dead Kennedys o Descendents, que comenzaron sus andaduras a finales de los 70’s. A principios de los 80’s llegaron, Suicidal Tendencies, NOFX, The Offspring o Green Day. Y más tarde aparecen otros grupos como Pennywise o Blink-182.
Nace entonces (1994-1995) el Warped Tour, un festival de música que desde su creación fusionó los conciertos de grupos punk con exhibiciones, competiciones y demostraciones de deportes extremos como el skate, el snowboard, el surf… A modo de ejemplo, suelen instalarse half pipes para los skaters durante el tiempo que dura y las actividades deportivas tienen un protagonismo paralelo al de la música, para mostrar la estrecha relación con el mundo del skate y los deportes extremos. La marca Vans ha patrocinado todas y cada una de las ediciones de este festival desde su fundación.

El skate punk y sus derivaciones configuran un estilo musical tremendamente enérgico, de ritmos muy marcados y que en cierto modo refleja y expresa la energía propia del deporte skate, hablando lógicamente en términos generales y con lo discutible que pueda ser en casos concretos.