Saltar al contenido

Sobre mí

 

Mi nombre es Carlos. Mi padre me dio el apellido Solana y mi madre el Fraile (aunque en los que les siguen hay rasgos llenos de historias familiares y por convención los ordeno así, pero casi casi me gustaría llevar de primero uno cada temporada). Nací en La Montaña (Cantabria) hace unos años.
Creo que para este blog, poco importa si estudié esto o lo otro. Pero sí que he vivido en diferentes ciudades de España y he estado unido sentimentalmente a muchas más (Santander, Madrid, Barcelona, Cartagena, Pontevedra, Ourense, buena parte de Asturias, Menorca…).

Recomencé mi vida dos veces: primero al ir a Madrid a estudiar; después al comenzar a trabajar en Barcelona. Pocas cosas he encontrado más formativas y positivas para el carácter que “tenerme que mover“. Muchas veces me viene a la mente la imagen de las bicicletas y las relaciono con la vida: en movimiento constante es como mejor entiende uno su naturaleza; si las detienes, dejan de ser lo que son en esencia para convertirse en otra cosa mucho menos interesante.

Profesionalmente, soy un tipo de Marketing y Ventas, del mundillo digital, de la Comunicación, de la innovación y la tecnología… Pero eso sólo es una de mis dimensiones: la música, las subculturas, los juegos de mesa (y rol), la literatura… me encantan, aunque no siempre les dedico todo el tiempo que querría. Son herramientas perfectas para compartir y desarrollar las amistades.

A todo esto debo unir mi mayor pasión, que es mi familia: mi mujer y mis dos hijas. Ellas son la razón para todo. Escucho menos música que nunca desde que las peques nacieron, juego menos a Colonos que nunca y ya no escribo un cuento desde hace ni sé, pero desde que llegaron soy más feliz que nunca.

Este blog es un juego en sí mismo. Lo escribo para aproximarme a diversas temáticas empleando las tribus urbanas como excusa y camino. A todas ellas subyacen culturas apasionantes que, cuando menos, resulta interesante comprender y explorar desde diferentes ópticas.
Ya veréis, ya: nos lo pasaremos bien. Y espero que algun@ que otr@ aporte, acreciente o incluso corrija aquello que considere digno de mejoras o comentarios, siempre que el espíritu sea constructivo y amigable.